Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
2 usuario(s) en línea (2 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 2

más ....
Educacion y Salud Mental - LA DELINCUENCIA ADOLESCENTE A TRAVÉS DE INTERNET - Educacion y Sociedad - Artículos
Educacion y Sociedad : LA DELINCUENCIA ADOLESCENTE A TRAVÉS DE INTERNET
Enviado por DrMedina el 24-04-10 / 21:04 (1280 Lecturas) Artículos del mismo redactor

ARTICULO DE LA LIC ELENA FARAH

La actualidad cotidiana nos trae sucesos ilegales que relacionan adolescentes y su actividad online, donde anuncian copiosamente sus propios...
PARA CONTINUAR HACER CLIK EN LEER MAS...

contenidos, casi siempre de carácter audiovisual, y se comunican usando MSM en contextos de redes sociales. Hasta aquí no sería un problema en sí mismo, si invariablemente quien anuncia online o se relaciona con otras personas, sepa el compromiso que existe en la Red, ello supone en considerables cuestiones tienen que ver con el ciberbullying o que es el acoso a través de Internet. Pero hay una copiosa y diferente casuística: infracciones contra la intimidad, estafas, daños por intromisión en sistemas ajenos, comercialización de pornografía infantil, etc. Siguiendo a Echeburúa, “no es asunto de criminalizar la Red ni a los adolescentes, sino de dar réplica a nuevas penurias derivadas de unas tecnologías que aportan oportunidades inmejorables”. Y esta es la nueva realidad de la posmodernidad, como la que se da en las adicciones a las tecnologías en los menores (adicciones de comportamiento). Los adolescentes han incorporado en su vida diaria las nuevas tecnologías encontrándose de pronto, a un toque de Mouse, con un panorama el que también incluye la posibilidad de cometer acciones ilícitas, con graves derivaciones para terceros desde su casa o desde un ciber ¿Se podía pensar hace 10 años que en un minuto un chico de 13 años pudiera cometer un delito contra la intimidad y el honor de otra persona sin salir de su cuarto? Rara vez, pero eso ahora puede ocurrir cada minuto con cantidades de adolescentes en cualquier parte de nuestro país. Lo que pasa es que muchos adultos son incompetentes ante esta nueva situación, no están preparados para ello, por dos grandes obstáculos como son: por un lado la muralla tecnológica, que nos paraliza para estar al tanto de muchos de los aspectos involucrados en este tipo de contingencias; y por otro, la dificultad para identificar y estimar nuevos escenarios en el de por sí complejo contexto legal. Aquí los pseudo-vacíos legales y las observaciones dispares están más presentes que nunca. Además los menores, en ocasiones ignoran que lo que hacen pueda ser penado por la Ley. En otras, desconocen o empequeñecen los resultados que puede suponer. Muchos no saben que: extorsionar por e-mail, leer sin permiso los mensajes ajenos, burlarse con mentiras a través de una página Web, usar la identidad de otra persona en el messenger…se corresponden en lo ilícitos, con nombres de delitos como amenaza, apropiación de comunicaciones, calumnia y usurpación de estado civil. Delitos que se producen con el agravante de publicidad que supone usar Internet. No son conscientes que, de los delitos cometidos se deriva una responsabilidad penal y una responsabilidad civil en forma de sanción económica por los daños y perjuicios ocasionados. A esta ignorancia se unen, aspectos propios de la edad como la inexperiencia, la impulsividad, la exploración de sensaciones, la falta de percepción del riesgo, la inhabilidad de responsabilizarse de sus propios actos, el egocentrismo y la falta de respeto generalizada hacia los demás y las pautas de convivencia. Esta situación tiende a empeorarse por cuanto la Red sigue suministrando un fundamento adecuado para quienes realizan conductas incorrectas: sensación de anonimato (“no pueden saber que soy yo”); sensación de impunidad (“mucha otra gente lo hace y no parece que les ocurra nada”); contenidos de carácter audiovisual cada vez más fáciles y cómodos de crear, transmitir y publicar (ya se pueden subir desde el móvil sin pasar siquiera por la PC); renovadas posibilidades de la Web 2.0, que hacen del navegante por Internet un protagonista cada vez más activo e influyente en la creación de contenidos de todo tipo. En conclusión, ¿Que es lo que tenemos?: Una nueva realidad en la que prevalece la comisión de delitos, como la trasgresión de derechos; adultos no preparados para una labor de información y educación concreta en esta área; adolescentes con características que les hacen proclives a cruzar la línea; contexto con especificidades que facilitan los nuevos conflictos. Habría que hacer algo sencillo, pero a la vez muy efectivo y que nunca se ha hecho: simplemente informar. No podemos permitirnos tener una generación de adolescentes esgrimiendo cada día instrumentos de esta nueva época con las cuales pueden hacer y hacerse daño, sin que nadie los haya despabilado adecuadamente del serio alcance de algunos actos y sus derivaciones para los demás y para sí mismos. Pongámonos reflexivos y activos para que nadie pueda decir que solo fueron y serán sucesos accidentales. “Quien escucha algo ilícito es cómplice de quien lo habla” (El-Shafai)
LIC ELENA FARAH

Valoración: 9.00 (4 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina