Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
3 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 3

más ....
Educacion y Salud Mental - CUANDO EL APEGO SE VUELVE PATOLÓGICO - Salud Mental - Artículos
Salud Mental : CUANDO EL APEGO SE VUELVE PATOLÓGICO
Enviado por DrMedina el 24-04-10 / 21:00 (2248 Lecturas) Artículos del mismo redactor

El apego es un estado emocional de vinculación compulsiva a una cosa o persona determinada, originado...
PARA CONTINUAR HACER CLIK EN LEER MAS...

por la creencia de que sin esa cosa o persona, no es posible ser feliz. Es a partir del nacimiento, en que los niños desarrollan rápidamente una amplia gama de habilidades motoras, cognitivas y de desarrollo del lenguaje, así como la habilidad de experimentar, expresar y modular diferentes emociones y sentimientos. Las bases de las capacidades sociales se desarrollan a lo largo de los primeros años de la existencia, se relacionan con la interacción con las figuras importantes (como la madre) y afectan a la habilidad posterior del niño para adaptarse a la escuela, o para formar relaciones adecuadas a lo largo del ciclo vital. Estas habilidades sociales son esenciales para la formación de amistades duraderas en la adultez, relaciones íntimas interpersonales satisfactorias, un parentaje adecuado y la destreza para conservar un empleo y trabajar bien junto con otras personas e integrarse en la comunidad. El desarrollo emocional se construye en la estructura del cerebro de los niños en respuesta a su experiencia personal y las influencias de los contextos en los que se hallan, de manera que podríamos decir que durante el proceso de desarrollo infantil, sus experiencias emocionales tempranas están literalmente empapadas en la arquitectura de sus cerebros. La emoción es un aspecto del funcionamiento humano basado en la biología y anclado en las múltiples regiones del Sistema Nervioso Central. Las crecientes interconexiones entre los circuitos cerebrales apoyan la emergencia de una conducta emocional cada vez mas madura, especialmente en los años preescolares. Mantener la proximidad con la figura de apego durante la época de mayor inmadurez de los hijos es básico para conseguir la supervivencia, tanto del individuo como de la especie. La proximidad con respecto a la figura de apego cumple dos funciones adaptativas: promueve la seguridad y facilita la exploración. El principal determinante de la seguridad del niño es la sensibilidad de la figura de apego a las señales que éste emite. Ante una madre sensible, es decir, una madre que habitualmente es perceptiva a las necesidades del niño, se siente seguro y explora el ambiente. Por el contrario, confrontado a una madre no sensible a sus necesidades, el niño está preocupado por el mantenimiento de la proximidad, no se siente seguro, no explora. Las distorsiones que el especialista ve a través de la consulta, es la “perpetuación” del apego hasta edades maduras, y la dificultad para desprenderse del mismo. Estas situaciones obstaculizan un desarrollo emocional adecuado, quedando en situación de dependencia, a veces extrema, provocando la continuidad de vínculos que habrían que debido desprenderse a una determinada edad. Conocer los ejes teóricos, clínicos y neurobiológicos de los vínculos de apego en Salud Mental, es contar con una herramienta valiosa para la comprensión profunda de los vínculos afectivos en las personas, y esas distorsiones de la personalidad por apegos inseguros que aparecen en las consultas cotidianas de la especialidad, de las cuales le corresponde al especialista su articulación biológica con el cerebro. Estoy diciendo que “las funciones y la estructura de mi cerebro, depende de la interacción con otros cerebros que cumplen una función determinante en la regulación de los estados emocionales desde la infancia y a lo largo de todo el ciclo vital”. Una serie de teorías, descubrimientos y observaciones convergentes que provienen de la observación de bebés, de la teoría del comportamiento y de las neurociencias apoyan la hipótesis de que el desarrollo psicológico del ser humano se realiza en una matriz inter-subjetiva de complejidad creciente. Es decir que lo significativo es como me relaciono y como soy-siendo-con el otro, al decir de Labaké, lo que marca el futuro de las personas; existe un vínculo entre la neurobiología unipersonal y la neurobiología interpersonal que se establece a través de la interacción madre-bebé con sus concomitantes funciones nerviosas en ambos integrantes de la díada, elementos de interacción inter-corporal que continúa en los adultos. La regulación emocional y el desarrollo del sí mismo surgen a partir de una relación de apego satisfactoria. Los factores genéticos y constitucionales son necesarios pero no suficientes para desarrollar patologías mentales, para que esto ocurra concurre otro factor fundamental que son las experiencias de apego traumáticas en la infancia o prolongadas en la adultez que derivan en distorsiones emocionales. Hay una gradación entre los hombres: cada uno percibirá lo que pueda percibir y en la etapa en la que pueda percibirlo.
DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 9.00 (3 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina