Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
4 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 4

más ....
Educacion y Salud Mental - CEREBRO SOCIAL, ALIMENTACIÓN Y VIOLENCIA - Violencia - Artículos
Violencia : CEREBRO SOCIAL, ALIMENTACIÓN Y VIOLENCIA
Enviado por LicFarah el 23-03-10 / 17:38 (1722 Lecturas) Artículos del mismo redactor

Cuando transitamos los laberintos de un establecimiento educativo oficial, y nos ponemos en contacto con...
PARA CONTINUAR HACER CLIK EN LEER MAS...

su realidad, en la mayoría de los casos en colegios con chicos que viven en la pobreza o indigencia, hallamos una gran población de esos alumnos que no pueden incorporar los modelos conceptuales. Esto quizás a que han tenido una primera existencia (de 0 a 6 años), en que no alimentaron su cerebro debidamente, impidiéndoles así concretar acciones elementales para la edad, que no tuvieron las necesidades básicas satisfechas, tanto desde lo material hasta lo afectivo, originando una mengua significativa de las habilidades que necesitan obtener durante el aprendizaje.
¿Cuál es una de las causas que des-construyen el cerebro de estos chicos?
En los períodos prematuros de la vida del ser humano, desde el seno materno, el cerebro necesita para su desarrollo, crecimiento, diferenciación anatómica, funcional, estructural, organizativa y maduración, de aportaciones nutricionales substancialmente de proteínas de buena calidad y de hierro; ésta es la clave para cimentar y conseguir un handicap sapiente útil para uno mismo y para la sociedad. Las capacidades disminuidas de origen cerebral, suelen producirse en general, en la falta de aportes bio-psico-sociales adecuados en el instante pertinente de la evolución de ese ser humano. Para los neurólogos, en muchos casos, la violencia es el producto des-constructivo de la organización cerebral; es el resultado final de una suma de injusticias. Porque las situaciones deficitarias del cerebro, en estos casos, sumados a un contexto social o mejor dicho al entorno o circunstancia particular contraproducente, como la marginalidad y la exclusión social, llevan a una dis-funcionalidad de actos, actitudes y violencia manifiesta incontrolable. Tenemos que pensar que todo sentimiento humano es cultura; la apariencia y hasta la atracción inquietada por la violencia humana es también una persistente cultural. La violencia, como tantas otras formas del odio y el resentimiento, ha movido el mundo desde el principio de los tiempos. Por eso es necesario darnos cuenta de la importancia de la alimentación de los niños en edad preescolar. En esta etapa el cerebro se está constituyendo y demanda una adecuada nutrición. . La principal función del cerebro humano es producir respuestas adecuadas a las demandas físicas y sociales que nos impone el entorno (Facundo Manes).
Como Estado y como sociedad se debe concebir esto y proceder en consecuencia. El tiempo entre la concepción y los 3 años es una etapa sensible en el que el cerebro descubre experiencias que influyen enérgicamente en el desarrollo cognitivo. Las mediaciones protectoras de apoyo alimentario en los primeros años de vida son positivas para optimizar el provecho intelectual en niños con déficit nutricional. En la Argentina, con una población infantil menor de 5 años de 3,4 millones y un 10% de hogares indigentes, hay aproximadamente 340.000 chicos que corren riesgo de malnutrición. Las carencias en la alimentación se previenen con políticas públicas e ejecución sostenida de programas alimentarios. Un estudio del CIPPEC que comprende los 25 años siguientes a la recobro de la democracia, relevó los programas alimentarios nacionales implementados y expresó que no se ha conseguido una articulación entre los distintos actores que participan en el delineación y la realización de dichas políticas. Las dificultades habituales son faltas de coherencia e ineficiencia del gasto
¿Qué ocurre ante esta situación? Cautivos en un circuito de violencia, ya no pueden categorizar emociones, experiencias, diferencias, valores, jerarquías y autoridad alguna; todo tiene el mismo valor o ninguno. Ante este mundo individualista estas conductas se agudizan más, llegando algunos especialistas a expresar como “la era del ego” (Fernández Hirsuta); individualismo que no facilita, justamente el encuentro solidario entre las personas, no construyendo un verdadero cerebro social; y provocando en algunos casos, dificultades frente al aprendizaje y el abandono de los estudios o el trabajo o todo el contexto social. Desde lo socio antropológico el término clave es individuación. Este concepto alude a los procesos que se dieron en los últimos 20 o 30 años, ligados a la ruptura o la crisis de instituciones que antes daban un sentido a la vida social y comunitaria. La familia tradicional, la escuela, el empleo en relación de dependencia, entre otras prácticas e instituciones, tendían a priorizar el sentido de lo colectivo por sobre el sentimiento del propio Yo. ¿Que nos queda a los docentes ante esta situación tan compleja? Como primera instancia sería buena y necesaria hacer una exploración de estas situaciones que se instalan en el espacio educativo, y después en niveles inter y transdisciplinarios, intentar encontrar una matriz para la construcción de estrategias que ayuden al objetivo que estamos planteando.

LIC ELENA FARAH

Valoración: 10.00 (2 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina