Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
1 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 1

más ....
Educacion y Salud Mental - CONDUCTA ADICTIVA vs CONDUCTA SENSATA - Socioadicciones - Artículos
Socioadicciones : CONDUCTA ADICTIVA vs CONDUCTA SENSATA
Enviado por DrMedina el 11-03-10 / 19:43 (939 Lecturas) Artículos del mismo redactor

Es difícil abordar este tema no obstante tener experiencia clínica en el tratamiento de sujetos adictos, pero el...
PARA CONTINUAR HACER CLIK EN LEER MAS...

estudio y la comprensión de los mecanismos neurobiológicos que subyacen a la conducta proclive adictiva es realmente absorbente, sin relegarnos del resto del contexto influenciable familiar y psico-socio-cultural. Pero me abocaré a un acercamiento neurobiológico, siguiendo a Lope Mato, ya que puede ser una manera de pretender revelar y compartir con ustedes algunas incógnitas claves, como: ¿por qué algunas personas desarrollan una adicción más fácilmente que otras?; ¿cuándo se pasa de ser un consumidor experimental, a uno ocasional, o a desarrollar una adicción?
Para algunos autores, los objetos adictivos al igual que muchos fármacos, deben pasar un determinado tiempo para que surjan los síntomas, lo que involucra el tener que darse determinadas transformaciones a nivel celular para que un estímulo inicial pase a tener, no ya un efecto agudo y transitorio, sino efectos crónicos y duraderos En ello se basa para delinear dos de las características primordiales que definen a la adicción, como son la periodicidad y la cronicidad. En efecto, es necesario una establecida periodicidad en el consumo a lo largo del tiempo para que aparezcan modificaciones permanentes que modifiquen sustancialmente la condición previa, y se pase así a la condición de persona adicta. Por supuesto que hay profundas variaciones individuales, que marcarán una mayor vulnerabilidad (mayor debilidad al daño) para el desarrollo del cuadro. Son entonces estas tres características: periodicidad, cronicidad y vulnerabilidad los factores que determinarán cuándo se pasa a ser persona adicta, con todo lo que eso significa en términos de cambios permanentes; no es ya trascendente, como se creyó hasta ahora, si se consume todos los días, día por medio o con una periodicidad determinada. Será cuestión del más o menos tiempo para que se instale la enfermedad. Creo que el abordaje que acá pretendo es todavía más abarcativo, para comprender los fenómenos neurobiológicos a largo plazo, ya que los impactos sobre el sistema hormonal e inmune son siempre adaptaciones a largo plazo, secundarios al fenómeno agudo, pero solo parcialmente reversibles, a veces permanentes y condicionantes de las nuevas respuestas a cada uno de los nuevos consumos.
Tenemos que tener en claro que nuestro sistema biológico da el sentido a las sensaciones, los sentimientos y la sensatez. Aclarando que las sensaciones se perciben con alguno de los cinco sentidos conocidos, o por el sistema inmune que se conceptualiza como el sexto sentido, y son procesados en centros nerviosos primitivos. Los sentimientos se producen por la valorización y la jerarquización de las sensaciones procesadas en centros nerviosos medios. La sensatez debiera ser la respuesta conductual al estimulo de los centros superiores. Desde este marco conceptual, lo arcaico es la sensación, evolutivamente superior es el sentimiento, y el modo más relevante de responder sería con una conducta sensata. Desde este punto de vista, involucrarse en una conducta adictiva es buscar en forma enmarañada y arriesgada sensaciones, anulando sentimientos e impidiendo una conducta sensata. En el ser humano se cree que la mente surge con el fin de poder integrar lo que se siente y piensa, con el como se actúa desde y hacia el medio ambiente que lo rodea, con el cual se interacciona. En la adicción se pierde el control de como se actúa, se tergiversa cómo se piensa y se altera profundamente la relación con el medio con el cual la persona se relaciona. Sería como una “revolución negativa de la sensatez”.
Koob propone que el organismo trata de contra-regular el efecto de una droga a través de un circulo vicioso en el cual un "set point" hedónico (el punto en que se adquiere placer) cambia en forma continua en respuesta a la administración de la sustancia. La adicción seria la consecuencia de una falta de habilidad para adquirir estabilidad en un medio de cambios. Se enfatiza la disociación entre el valor de incentivo de la droga ("querer") y su efecto placentero o hedónico ("gustar"), de modo que el cerebro crea un condicionamiento por sensibilización que asocia a ambos en forma permanente, explicando el anhelo de consumo. Aunque se "guste" menos de ellas se las sigue "queriendo" o “necesitando” consumir. Es como si fuera un matrimonio disfuncional sin posibilidad de separación.
La adicción provoca el refugio en un estímulo externo (objeto adictivo) para responder siempre con conductas rígidas, inducidas y des-adaptativas, para en casos graves llegar a no depender en absoluto física o emocional del contexto para la subsistencia.
Desde el punto de vista médico, la oscilación y la adaptabilidad definen la salud, por eso lo normal es la acomodación a cambios permanentes de los ciclos biológicos, metabólicos, endocrinos y psico-socio-familiares. La pérdida de esta capacidad es la enfermedad o la muerte. Por todo esto es necesario y fundamental abordar integral y profundamente las distorsiones de base biológica y contextual para intentar contener la adicción.

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 0.00 (0 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina