Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
1 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 1

más ....
Educacion y Salud Mental - LA VEJEZ COMO SEGUNDA ADOLESCENCIA - Salud Mental - Artículos
Salud Mental : LA VEJEZ COMO SEGUNDA ADOLESCENCIA
Enviado por DrMedina el 07-02-10 / 18:28 (835 Lecturas) Artículos del mismo redactor

A nuestro entender la mejor definición de envejecimiento dice que "El envejecimiento es un proceso natural de duración variable...
PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...

, homogéneo para cada especie, sobre el que influyen numerosos factores condicionantes, algunos propios del individuo (genéticos) y otros
ambientales o circunstanciales. Este proceso es dependiente del tiempo y consiste en un progresivo
incremento de la vulnerabilidad y la disminución de la viabilidad del organismo, asociados con una creciente dificultad en las posibilidades de acomodación y una mayor susceptibilidad de contraer enfermedades, lo que eventualmente pueden conducir a la muerte"(Ollari). Es un tema que nos preocupa a todos. Hay demasiados dilemas abiertos y demasiados interrogantes sin respuesta que sólo implican nuevos desafíos que abren nuevos interrogantes. ¿Por qué la célula comienza a declinar? ¿Por qué la célula deja de reproducirse? ¿Por qué el tejido deja de madurar? ¿El organismo elige su muerte? ¿El envejecimiento y la muerte celular que este acarrea es un suicidio programado o un homicidio medioambiental? Desde una perspectiva histórico-cultural la vejez es un tema que afecta a todas las culturas desde la historia de la humanidad, y a cada hombre en particular desde el inicio de la cultura. Es decir, un tema que nos afecta a todos y cada uno: el interminable dilema de cómo vivir las edades de la vida. Como dice el filósofo español Julián Marias: “El hombre ha sabido siempre que es temporal; temporal en varios sentidos: en que está en el tiempo, en que está dentro del tiempo, en que tiene un tiempo limitado, a lo largo de su vida... Hay dos formas de tiempo que hay que distinguir: hay el tiempo histórico y el tiempo personal o el tiempo biográfico, diríamos." La historia transcurre en diferentes épocas, cada una de las cuales representa una forma de vida en un nivel histórico y hay conjuntamente dentro de cada época una bisagra en diversas generaciones. Y la vida también es continua desde el nacimiento hasta la muerte, pero está "articulada en edades". Y eso ha sido evidente siempre. Desde las culturas más antiguas se ha mostrarse de acuerdo la pluralidad de edades y se ha tratado, en cierto modo, de definirlas. Para esto, siempre ha predominado el punto de vista biológico, por lo cual se ha visto el problema de la edad como un problema de desarrollo biológico en diferentes fases, desde el nacimiento hasta la vejez y finalmente la muerte, al referir a los cambios biológicos del envejecimiento debemos mencionar una involución caracterizada por la disminución del número de células activas, alteraciones moleculares y celulares, que afectan a todo el organismo, repitiendo que su progresión nunca es de carácter uniforme. Entendemos que una visión biológica o psicofísica es insuficiente e inadecuada, ya que la vida humana, además de una cronobiología, tiene una estructura dramática.
Si abordamos las diferentes etapas del desarrollo, vemos que la niñez es conceptualizada como un desarrollo de identidad y autonomía; la juventud definida por el poder, el brío, los ímpetus y los impulsos; la madurez como la etapa más prolongada, en la cual se logra la persistencia, la integridad, el éxito o el fracaso, los logros, la completud. Y finalmente la vejez, asociada a la declinación y al deterioro. El psicólogo Milton Erickson, asocia vejez con mantenimiento de la madurez y adquisición de sabiduría y la describe como la época de complejización de la interacción social.
“La vida es lo que hacemos y lo que nos pasa” decía Ortega y Gasset. Se trata por tanto de un concepto que no es biológico, que no tiene que ver ni con la fortaleza, ni con el deterioro. La vida humana tiene argumento, tiene una estructura proyectiva. Dentro de estos conceptos es la última etapa proyectiva. Llega luego de la plenitud de la madurez, pero llega “aplazada”.Y llega con deterioro, también aplazado y no completo, según muchos pensadores contemporáneos. El ideal es llegar a edades muy avanzadas en bastante buen estado psicofísico, con un repertorio bastante grande de posibilidades, capaces por tanto de proyectos y de planes por venir. Decimos siempre que en la vejez no se cierran capítulos, se re-capitula. Es atrayente recalcar que sólo las especies superiores viven mucho más tiempo allá de su función reproductora, por lo cual sus órganos envejecientes, no experimentan cambios parejos, ni previsibles, ni tampoco determinados genéticamente en forma completa.
Como conclusión diría que el envejecimiento debería interpretarse como una “nueva adolescencia”, desde el punto de vista neuro-psíquico, inmunológico y hormonal. La primera se manifiesta con la pubertad, que es la adquisición y expresión de los órganos sexuales definitivos, asistimos a la emergencia y maduración de todos los sistemas hormonales. En la segunda “adolescencia”, asistimos a su declinación. Perder atributos o funciones siempre implica un duelo, pero también una oportunidad para nuevas resignificaciones de aptitudes. Es aceptar nuevos valores y nuevos desafíos para enfrentar o confrontar nuevas realidades. Ambas adolescencias deben interpretarse como crisis vitales, comunes a todos los seres humanos y a la especie. Como hemos dicho muchas veces, ante toda crisis podemos ser vulnerables y sentirnos derrotados o enfrentarlas saliendo fortalecidos, implicando una actitud de re-significar lo propio y lo del entorno positivamente para crecer.
Por último desde la significancia de la antropología cultural es mejor llegar a "anciano" que ser "viejo". Viejo proviene de "vetusto", lo que se desecha. Anciano proviene de "antigüo", lo que se guarda. Según Erickson la ancianidad llega con la sabiduría.


DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 0.00 (0 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina