Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
4 usuario(s) en línea (2 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 4

más ....
Educacion y Salud Mental - EMBARAZO ADOLESCENTE DISARMONIA DEL MODELO SOCIAL - Salud Mental - Artículos
Salud Mental : EMBARAZO ADOLESCENTE DISARMONIA DEL MODELO SOCIAL
Enviado por DrMedina el 17-12-09 / 18:56 (872 Lecturas) Artículos del mismo redactor

Estaba pensando con que tema podría cerrar este año, y me decidí por compartir con ustedes ciertas conductas humanas “accidentales”,
PARA CONTINUAR HACER CLIK EN LEER MAS...

como el embarazo adolescente. Quizás emulado a través de la selección de modelos sociales que se le presentan, y no son por cierto los mejores y más bellas partes de ellos. En primer lugar tendría que definir como belleza al producto de la armonía de las partes, por lo tanto la distorsión o la fealdad es una consecuencia de la discordia entre éstas. Una dis-armonía de las partes. Y esto se da socialmente en los embarazos adolescentes. El principio de responsabilidad basado en la libertad y la voluntad individual convierte todo error en una falta y todo accidente en una imprudencia. ¿Y el riesgo? El liberalismo social se elabora de acuerdo al paradigma de la responsabilidad que hace depositario al individuo de las peripecias de su vida. ¿El adolescente tiene capacidad para poseer esa responsabilidad? La vida social es por definición conflictiva y se trata, a partir de principios, de elaborar una justa distribución de los riesgos. En caso de que una adolescente se embarace, ¿es necesario evaluar las causas del mismo y realizar un cálculo de la responsabilidad del sujeto en el marco de las circunstancias del hecho? Nos vamos a encontrar con complejos hechos sociales. De lo individual pasamos a lo social. El accidente es lo normal en el decurso de una existencia. Ewald define nuestra época como una era de la seguridad que en realidad es de incertidumbre. Precaución no es lo mismo que previsión ya que esta última toma recaudos sobre la posibilidad de un riesgo real mientras en el modelo precautorio este riesgo no es más que una posibilidad que podría no darse jamás. Hay que tener cuidado con este tema ya que es probable que debido a una política de la precaución se supriman, por temor de un riesgo eventual, innovaciones sociales que pueden redituar en beneficios para la comunidad. Como ven toda esta introducción tiene que ver con este tema candente del embarazo adolescente, que pasa porque “en la mayoría de los casos, no se cuidan o son impulsivos, rebeldes, descreídos de las encuestas y las autoridades (padres, médicos, maestros), y por sobre todas las cosas, curiosos e irresponsables. Además, les falta información pero no inteligencia”, según el responsable del Área de Sexualidad del Hospital de Clínicas de BA. Con respecto a la iniciación sexual, los datos obtenidos de la Encuesta Latinoamericana sobre Salud Sexual y Reproductiva (2007) realizada en 14 países. “En la Argentina, el 62% de las mujeres se inicia en la adolescencia; con un 51% entre los 15 y 19 años, y un 11% antes de los 15 años; es decir, desde su primera menstruación hasta los 14 años”. Además, destaca que “una de cada diez nenas de 12 años ya debutó”, y advierte que “el inicio sexual puede estar asociado a historias de abuso sexual que habilitan un despertar sexual tan precoz”. Hay un aumento en el embarazo adolescente, y éste no es un caso aislado de la Argentina. En el resto de América latina, la tasa de embarazo de esta franja etario se mantiene en una de las más altas del mundo, ya que solamente se encuentra por debajo de la tasa de África sub-sahariana. Resulta paradójico que en la era de las TICs (Tecnologías Informáticas Comunicacionales), hablar de sexo continúe siendo un tema tabú. Mientras tanto, cada año cientos de nenas se convierten en madres. Pareciera que cuando se aborda el tema todos balbucean, nadie habla. Umberto Eco explicaba que “balbucear” viene de los bárbaros; eran los bárbaros que hablaban mal el latín quienes balbuceaban. Hasta los chicos a su modo lo saben. Se pide, se invoca, se subraya, se intima sobre el tema. La evolución del mundo debería tenerla en su agenda como de urgencia mayor. Pero no. Insinúan y esquivan meter mano a fondo en el tema. Es un modus inoperandis. La historia sexual no es más que una cinta sin fin de torpezas. Lo prueba la cantidad de embarazos por impulsividad y falta de información que contaminan la reflexión y el raciocinio de un cerebro en evolución. Es que somos socialmente como una raza loca. Técnicamente bien podríamos ser calificados de “negadores sociales”. Lo mereceremos porque lo somos. Quizás este ocultar una “distorsión o fealdad” de nuestra vida podría ser el origen de nuestra precariedad social actual. Nos negamos a reconocer que somos mayores que la edad que confesamos. Nos aflige crecer. Ahora, si queremos distorsionar la realidad o negarla, pongámonos una máscara, sabiendo de antemano que la máscara carece de un carácter específico y no crea una identidad sino que la oculta, como los adolescentes. O empezamos a responsabilizarnos e intentar cambiar nuestra postura ante la sociedad, o se viene la tiniebla.
DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 0.00 (0 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina