Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
3 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 3

más ....
Educacion y Salud Mental - PERMITANME SOÑAR COMO DOCENTE - Comentarios - Artículos
Comentarios : PERMITANME SOÑAR COMO DOCENTE
Enviado por DrMedina el 17-12-09 / 18:53 (1512 Lecturas) Artículos del mismo redactor

A esta altura del cierre del ciclo lectivo de nuestras escuelas, en algunas ocasiones hacemos una pequeña reflexión acerca...
PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...

de las cosas que en educación se prometieron desde las cúpulas políticas que nos administran. Creo que muchas quedaron en hermosas palabras, pero que en la práctica no se concretaron.
Si me permiten, para iniciar este pequeño texto, parto de una frase de Martín Luther King “I have a dream”, que quiere decir “Yo tengo un sueño”. Y es así porque los sueños nos permiten ir avanzando hacia las metas que nos proponemos. Serían un poco como las utopías, que al decir de Galeano, cuando avanzamos veinte pasos y retrocedemos diez, nunca la alcanzamos pero nos da la potencialidad para continuar. Es como decir que los avances son lentos pero tenemos las fuerzas de que en algún momento van a llegar a cumplirse. Hay sueños realizables y otros que están en el marco de la fantasía. Marcos Aguinis, en una editorial cuyo título era “yo tuve un sueño pero me equivoqué”, explica su desilusión de la ilusión primaria de nuestro actual gobierno. Mi sueño solo se refiere a todo lo que tiene que ver con la tan preciada, necesaria y querida educación. Yo tengo un sueño de una educación para todos, que nivele para arriba y no para abajo, sin tanta deserción y repitencia, como nos señalan nuestras estadísticas. Estos últimos factores son problemas de fondo y no coyunturales, ya que la falta de trabajo genuino nos lleva a la pobreza y a la indigencia. Por lo tanto para concretar parte de mi sueño es necesario que se erradique, o por lo menos se intente erradicar los asentamientos, donde confluyen grupos de exclusión donde solo tienen cabida las armas, el narcotráfico y la prostitución. Antípodas de la educación. Hay mucha coincidencia en que las soluciones de fondo pasan por la apertura de fuentes de trabajo, es decir, por una caudalosa inversión nacional y extranjera, según Aguinis, cosa que actualmente no hemos logrado. Y sigo soñando con que más de un millón y medio de investigadores dejen de ganar lo mismo que un operario. Por lo visto no valorizamos el conocimiento. Por lo tanto no hemos entrado como país en la sociedad del conocimiento. Por lo tanto debo seguir soñando con una sociedad para todos. Tengo el sueño de conseguir la famosa asimetría entre padres-hijos, padres-docentes, alumnos-maestros que de conseguirla cambiarían las convivencias y amortiguarían los penosos hechos de violencia, donde el escenario es la escuela. Yo tengo un sueño de que se modifique el modelo de justicia para que nuestros jóvenes se impregnen de la ética y claridad que debe despedir, y no que se impregnen de modelos viciados donde la impunidad y corruptela entran por una puerta y salen por la otra. Tengo el sueño de una primera infancia escolarizada con las necesidades básicas satisfechas. Yo tengo un sueño que me guía hacia dónde voy y adónde quiero llevar a mi comunidad: hacia el progreso sostenido del conocimiento, lo que la lleva hacia la prosperidad social. No pongan en tela de juicio: los modelos educativos y los perfeccionamientos, son de los países que prosperan, no los que se han estancado. Ningún país, en ninguna parte del mundo, fue exitoso sin las recetas de la educación y el conocimiento. Hay varios ejemplos en el mundo. Yo sueño que la Argentina sea lanzada hacia un futuro de magnificencia, para eso “debemos empezar por corregir o eliminar la infección tan nociva de la compra de voluntades y clientelismo”, al decir de Aguinis. Yo sueño con que nos aboquemos a las tareas urgentes e importantes, las que exigen esfuerzo, paciencia, coraje y visión. Sueño con que los temas vinculados con la seguridad, la educación, la salud y la justicia pasen a ser políticas de Estado. Por último, sueño con un salario digno para nuestros docentes, evitando los reclamos que sufrimos este año, y sabiendo que sin ellos se amputa la parte más importante de nuestra sociedad. Por eso permítanme soñar
Termino con un proverbio sufi “aunque hayas asistido en silencio a una conferencia de un sabio, habrás obtenido más potencialidad de la que jamás podrías imaginar con el pensamiento ordinario”.
LIC ELENA FARAH

Valoración: 10.00 (1 voto) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina