Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
4 usuario(s) en línea (2 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 4

más ....
Educacion y Salud Mental - LA MOCHILA DEL SUIDICIO - Actualizacion Docente - Artículos
Actualizacion Docente : LA MOCHILA DEL SUIDICIO
Enviado por DrMedina el 09-11-09 / 15:50 (787 Lecturas) Artículos del mismo redactor

ART LIC FARAH

En esta sobre-modernidad, los adultos nos encontramos junto con los jóvenes, desorientados y desconcertados; pero...
PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...

ante los reiterados hechos que muestran nuestros adolescentes, por ejemplo llevando armas a las instituciones educativas, es inevitable el alcance que le llega a la escuela, ya que los hechos catastróficos o terminales como el caso del suicidio adolescente, toca la esencia de nuestra escuela. No puede por ello la escuela prescindir del análisis y de la toma de decisiones, como una autocrítica del papel que le corresponde en todas las conductas de sus alumnos, pequeño o no, siempre el colegio juega un rol en los espacios en que se mueve el mundo adolescente.
Analicemos un poco ¿Que significa llevar un arma al colegio en su mochila y con el proyecto de un suicidio en puerta? A priori podemos decir que el hecho de que en tan corta edad se porte un arma, nos está advirtiendo el principio de un problema afín con lo que ellas representan. Nos indica el comienzo de un proceso hacia ese rumbo. Nos están transmitiendo que ellos tienen acceso a armas con total facilidad, nos están señalando la tolerancia familiar y social al no darle trascendencia que tiene este tipo de sucesos. Las consecuencias a la vista. Los docentes sabemos que el alumno lleva a la escuela lo que tiene acceso. El ser completo tiene esa escolta necesaria: si tiene alegría la lleva, si tiene dolor o rabia lo lleva consigo, si tiene mochila la lleva, y...si tiene un arma también la lleva. Moviliza todo lo que tiene con sus respectivos significados. Y las trae o la vuelve a llevar tantas veces hasta que encuentre una respuesta de lo que comunica, tanto dentro como fuera de la escuela. ¿No estará pidiendo límites con esas acciones? Ya que solo no puede hacerlo. Si nos quedamos detenidos en el hecho “ese chico lleva un arma” y tiene solo como respuesta punitiva la intervención policial y judicial (si bien es necesaria no es completa), nos focalizaremos solamente en una mirada parcial de la situación. ¿No será, como hipótesis, por ejemplo, que esos niños “futuros expulsados quizás” estén soportando pasiva y prolongadamente agresiones (hostigamientos) en el colegio o en la familia?
Si como institución consideramos como única respuesta acciones expulsivas, esto solo no daría un resultado integral, eficaz y saludable, pues “todo lo que se arroja hacia las orillas de la sociedad, tarde o temprano vuelve sobre ella en forma destructiva”; el echado volverá buscando aquello de lo que se la ha despojado, clamando venganza e intentando con eso quizás, solucionar su angustia, su carencia y el dolor del despojo.
Sabemos que hay indicadores donde asienta la violencia, algunos de los cuales son: NBI (necesidades básicas insatisfechas), falta de oportunidades para desarrollarse (trabajo y cultura), vivir sin libertad y pertenecer a sistemas sociales injustos. Cuanto mas se ve frustrado el impulso vital, tanto mas se dirige a la destrucción; así como también como más plenamente se realice la vida, menor será la fuerza hacia la destrucción.
Es entonces imprescindible darle importancia y trascendencia a estas señales concretas que se vivió en escuelas de nuestro país, analizándolas desde diferentes ángulos y niveles, desde los códigos consensuados de convivencia pacífica, donde deben estar establecidos con claridad los deberes, los derechos, los límites y las posibilidades de cada integrante de nuestra comunidad familiar y educativa.
Ojalá comiencen a instalarse, a partir de estos principios para nosotros muy significativos, se inclinarían las acciones teniendo en cuenta lo individual de éstos jóvenes, y lo comunitario desde los distintos ámbitos barriales, escuelas, establecimientos culturales y deportivos, centros vecinales, ONGs, unidades básicas de acción política y social, bibliotecas, museos, espacios de diversión, comisarías, juzgados, etc. basadas en las necesidades y demandas de nuestra comunidad, porque contribuiríamos a una gestión realmente protagónica que abortaría cualquier atisbo de violencia o auto-agresiones futuras ya predecibles. Creo que lo que importa en todo este tema es la relación con los jóvenes, en el que los docentes ponemos todo nuestro ser, por eso debemos de ser cautos de no colocarles a ellos problemáticas personales no resueltas o poco estudiadas
”Los maestros hablan de enseñanzas, los verdaderos maestros también estudian a sus discípulos. Pero sobre todo son los Maestros (con mayúsculas) quien han de ser estudiados” (Kazim)..

LIC ELENA FARAH

Valoración: 0.00 (0 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina