Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
1 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 1

más ....
Educacion y Salud Mental - CRONOBIOLOGÌA EL EXTRAORDINARIO Y APASIONANTE MUNDO DE LOS RITMOS BIOLÒGICOS - Salud Mental - Artículos
Salud Mental : CRONOBIOLOGÌA EL EXTRAORDINARIO Y APASIONANTE MUNDO DE LOS RITMOS BIOLÒGICOS
Enviado por DrMedina el 12-02-09 / 17:34 (468 Lecturas) Artículos del mismo redactor

¿Por qué es importante, junto a la Dra. Lope Mato compartirlos con Ud.? Por su implicancia en la salud y la enfermedad. Estoy hablando de la cronobiología personal, que se ocupa del estudio...
PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...

de los fenómenos biológicos (manifestaciones del cuerpo y psiquis) que se expresan con un patrón rítmico. Por medio de ella podemos acercarnos a entender las características temporales de la materia viva en todos sus niveles. Si bien como especialidad médica es bastante nueva, la presencia de ritmos en el universo es muy antigua. Definimos ritmo como un proceso que varia periódicamente en el tiempo, o dicho de otro modo la manifestación de un fenómeno que se repite en el mismo periodo Ya desde la organización de nuestro sistema solar, la tierra esta sometida a interacciones que involucran fuerzas de atracción planetaria. Las interacciones Tierra/Sol con la Luna dan como resultado los ciclos asociados al día y la noche, las estaciones del año, las fases de la luna y la oscilación de las mareas.
Ya Hipócrates y Galeno postulaban interacciones entre estos ciclos geofísicos y la vida orgánica. Conocemos que escuelas religiosas muy antiguas basaban su sistema de creencias en estas oscilaciones de los fenómenos naturales. Religiones de este siglo, y religiones mucho más nuevas como la "New Age", siguen dando una importancia significativa a los ciclos solares y lunares. Tantas observaciones y teorías derivadas de relacionar los vaivenes del "espíritu humano" con la ciclicidad cósmica solo puede explicarse en la indudable influencia de toda la ritmicidad (tanto en el micro como en él macrocosmos) en la producción de los ciclos biológicos que dan origen a cualquier tipo de vida. La materia viva representa un salto cualitativo en términos de organización respecto de la materia inorgánica. Así, la última reacciona pasivamente a los cambios del medio ambiente, mientras que la primera se adapta activamente Se mueve hacia estímulos positivos y reacciona aversivamente ante estímulos negativos u hostiles. El neurofisiólogo Anohin plantea que los organismos vivos además de reaccionar, son capaces de anticipar algunas alteraciones. Postula que solamente aquellos eventos de recurrencia regular, como el día o la noche, pudieron ser incorporados por los organismos primitivos en la forma de una marca de tiempo relevante para la supervivencia. De este modo, los organismos más evolucionados podrían anticipar un cambio ambiental inevitable. Tiene sentido marcar internamente el tiempo externo, porque así no solo estaría mejor preparado para enfrentar el cambio ambiental sino también se estaría preparado para eventualmente prescindir de señales externas para iniciar el proceso de ajuste interno a las condiciones que van a cambiar enseguida. Esto es el mecanismo de anticipación. Esto explica la aparición de sincronizadores internos o relojes biológicos. Según Konrad esta es la razón por la cual los ritmos se vuelven internos propios, convirtiéndose en genéticos. La ritmicidad es, entonces, una propiedad fundamental de la vida. Todos los seres vivos presentan ritmos. Las plantas exhiben épocas de floración que alternan con fases vegetativas. Los animales multicelulares tienen ciclos más complejos, que por cuestiones de adaptación para lograr la supervivencia son generalmente coincidentes con el ritmo externo. ¡Qué interesante sería que las sociedades tomaran de sus componentes, los mismos atributos anticipatorios para las expresiones sociales tanto positivas como negativas, ya que individualmente estamos preparados! Sería como la creación de un “reloj crono-social”.
Estos ritmos demuestran que existe un reloj biológico que le permite al organismo actuar sincronizado con el ambiente y reaccionar a sus cambios o incluso anticiparlos. Este reloj interno actúa sincrónicamente con osciladores externos llamados “tiempo ambiental” con el ciclo luz-oscuridad es el principal. Otros son la disponibilidad de comida, la presión atmosférica, los campos electromagnéticos, la temperatura extrema. Todas las especies responden a varios pero el ciclo de la oscuridad es el más importante. La glándula pineal o epífisis es parte de la base del cerebro, genial e intuitivamente llamada tercer ojo por Descartes, la tienen en peces y otros anfibios. La pineal es, entonces, el principal mediador de la respuesta fisiológica del ritmo anual y un poderoso modulador del ritmo de 24 horas. Es ella quien se encarga de la principal interfase entre el ciclo luz oscuridad y los sistemas psicológico, neurológico y hormonal. Es decir, actuaría de traductor químico de estímulos físicos en señales psico-hormonales para permitirnos vivir en consonancia con el ecosistema. La melatonina podría ser la base tanto del reloj de 24 hs como del anual, ya que participa también de la adaptación a los cambios estacionales. El pico máximo de secreción de la misma se produce entre las 2 y las 6 de la mañana, independiente de la fase del sueño. Está influida por la edad (la secreción es 3-5 veces mayor en niños y 2-3 veces menor en ancianos que en adultos); la estación del año (en verano adelanta una hora); el ciclo menstrual (menor secreción antes de ovular) y distintos trabajos o estilos de vida que varían la exposición al sol y drogas. El stress y el ejercicio aumentan su secreción. Como resultado de todos estos mecanismos, en la oscuridad o cuando se modifica el período de luz, las hembras no ovulan. En el género humano podemos citar la menor fertilidad de las mujeres no videntes y la no procreación de las esquimales en la noche larga.

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 0.00 (0 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina