Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
2 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 2

más ....
Educacion y Salud Mental - MELANCOLÌA Y NAVIDAD - Salud Mental - Artículos
Salud Mental : MELANCOLÌA Y NAVIDAD
Enviado por DrMedina el 08-12-08 / 17:28 (497 Lecturas) Artículos del mismo redactor

Cuando me propuse escribir un artículo sobre las fiestas de fin de año no pude soslayar una inflexión melancólica ante la inminencia de las mismas. Es que, según...

PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...

observamos los especialistas, se trata de una temporada cargada de gran afectividad tanto positiva como negativa, y que en términos de salud mental se la ha considerado siempre como un periodo especialmente de riesgo para aquellas personas que sufren de depresión, ya que posibilitarían la puesta en escena de una verdadera melancolía. Palabras como “Navidad”, son como espejos de feria que devuelven de manera múltiple la imagen semántica, pues más que otros significados, su raíz encarna profundo sentimiento. Estas fiestas tienen un componente especial, al ser un periodo de tiempo prolongado pueden exacerbar con mayor potencia aquellos trastornos obligando a inquirir la consulta especializada. Los símbolos y mensajes alusivos a la Navidad están presentes en todos los medios de comunicación convirtiéndose en un factor adicional difícil de eludir. La idea de felicidad que aparece en esos mensajes comunicacionales, no tiene nada que ver con la realidad que viven muchos individuos y familias con problemas, ya sean económicos, personales, laborales, de pareja, etc., pero con mayor intensidad en aquellas personas que sufren de melancolía; un sentimiento de dolor ante algo que la memoria busca recuperar, y de esa búsqueda solo queda el fruto de la añoranza. No estamos hablando de depresión, nos referimos a la melancolía o tristeza mayor que invade a esas personas en la época navideña. En general se desencadena en parte por las exigencias y presiones de dar regalos (sobre todo en tiempos de mala economía), asistir a varios compromisos, intentar siempre verse bien, además de excesos de desvelo, bebida y comida. La navidad es la fiesta más grande del año. En la navidad todo es imposición, debe y tiene que ser alegría, paz, felicidad y buenos deseos ¿Es así, no? Me pregunto ¿Entonces porque muchas personas se deprimen en navidad? Ya los ingleses la llaman "Christmas Blues" o la “melancolía de las celebraciones”.Los ajetreos y gastos de las fiestas navideñas y los recuerdos del pasado, provocan efectos emocionales en personas susceptibles, reactivando su melancolía o depresión. La mayoría de las veces estos problemas son ligeros y pasajeros, y lo pueden controlar ellos mismos, pero en otras ocasiones la situación es más severa y se necesita consultar a su especialista en salud mental. Muchas personas están en proceso de duelo por la muerte de un familiar, suelen desarrollar durante las fiestas un llanto fácil y disminución de su estado de ánimo. Sin embargo, la nostalgia que en ocasiones provocan estas festividades y que suscitan el recuerdo de familiares ya fallecidos, pueden ser de gran importancia como desencadenantes de procesos negativos de la vida aún no resueltos. Al fin y al cabo, las fiestas navideñas“ineludibles” vienen a ser una manera fiesta de dolorosa de felicidad.
Para Pamuk, escritor turco, utiliza la palabra hüzün para definir melancolía, como un “mal común de todos aquellos atrapados entre el borroso recuerdo de una lejana gloria y el incierto presente de una modernidad que huye hacia delante”. Para nosotros los especialistas, sería el precio que se paga por vivir en la frontera donde se tocan y se rechazan dos mundos: el pasado y el futuro. La persona melancólica, sobrepasada por el transcurrir del tiempo, es lanzada hacia el mundo pasado. Se trata de una enfermedad del tiempo, por ir negativamente en relación al mismo. Tiene la impresión de girar en sentido inverso a la tierra. El tiempo es y no puede ser más que una especie de “eternidad del pasado”. El pasado no pasa y no se sobrepasa. La conciencia temporal del melancólico está anclada en el pasado. Sería como una identidad incierta. Un mundo perdido que no se puede recuperar, pero cuyo espíritu vaga por calles de incógnitas, iluminado por la luz lánguida de la nostalgia. La melancolía es una enfermedad, y tiene que ver no solamente con la pérdida o la muerte de un ser querido, sino también con otras aflicciones espirituales, sobre una base fisiológica de vulnerabilidad psíquica. Siempre buscamos decodificar ese sentimiento en la mente. Porque cada persona tiene su propio hüzün. Y es en estas fiestas navideñas el juego favorito de los protagonistas de encuentros familiares cada año, el re-vivenciar otra vez la lista y el recuento de todo lo transitado, lo que se volvió para siempre invisible: amores perdidos, esquinas felices, ciudades o barrios, etc. A veces se refuerza la negación de lo sucedido, otras veces aparece de pronto una discusión, porque no hay acuerdo sobre los borrosos recuerdos. Ejercicios constantes en contra del olvido, la terquedad infinita de recuperar lo perdido recordando. Y todo empezó con un “festejo” navideño.
DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Valoración: 8.00 (2 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina