Bienvenido a nuestro sitio - Elena Farah - Eduardo Medina - www.Farah-Medina.com
Nuestros perfiles - Filosofia de la web - Contactese con nosotros: info@farah-medina.com - Libros de Autores

Menú
Buscar
¿Quién está en línea?
1 usuario(s) en línea (1 usuario(s) navegando Artículos)

Miembros: 0
Invitados: 1

más ....
Educacion y Salud Mental - LA CALIDAD COMO RAZÓN DE SER - Actualizacion Docente - Artículos
Actualizacion Docente : LA CALIDAD COMO RAZÓN DE SER
Enviado por LicFarah el 21-02-08 / 9:40 (456 Lecturas) Artículos del mismo redactor

Durante mucho tiempo se estuvo reclamando con los gobiernos, la enunciación de políticas educacionales más democráticas, con programas para...


PARA CONTINUAR HAGA CLIK EN LEER MAS...


atender a todos los alumnos. Ahora el discurso se ha vuelto hacia la calidad. Se ha confirmado que en distintos programas de varios países, se ha alcanzado una expansión en desmedro de criterios mínimos de calidad, que por lo menos certificasen el logro de los objetivos para los cuales habían sido creados.
Estamos todos de acuerdo que no vale abrir espacios accesibles a niños sin ofrecerles contextos adecuados de bienestar para el desarrollo físico, psicológico, intelectual y social. Entonces, expansión y calidad no deben ser tomados como conceptos excluyentes, porque por un lado todos tienen derecho a la educación, pero por el otro, todos tienen derecho además, a una educación de calidad. Así como educar para pocos es privilegio e injusticia social, educar para todos sin calidad es un engaño y deshonestidad.
Comenzaremos a desplegar esta temática destacando que ese pacto previo no es suficiente, pues la disensión de criterios se manifiesta rápidamente cuando se discute su aplicación práctica.
Me pregunto: ¿Qué hay de novedoso en las últimas tres décadas?
Me atrevo a aseverar que hoy las miradas/debates se dirigen y focalizan en:
• El requerimiento social por la calidad,
• la insistencia en que la calidad debe estar presente en los planes dirigidos a los grupos marginales y a los niños de las familias carenciadas,
• en la definición de parámetros que orienten la entrega de servicios efectivos y significativos.
Hoy se dice que la diversidad es una riqueza. Debemos reflexionar que, así como no hay que considerar a un “niño universal”, como modelo único al cual todos los niños particulares deben aproximarse, así tampoco hay un concepto de “calidad universal” común para zonas rurales y zonas urbanas, o para niños aborígenes y niños blancos, o que sea igualmente válido para países tan distintos como Australia y Perú, o que haya sido bueno en el pasado y siga inmutable en estos tiempos tecnológicos, y así podemos continuar enumerando infinidad de situaciones.
Con todo esto estoy tratando de transmitir que la calidad debe cuidar no solamente de lo que es común, general y universal, sino también de lo diferente. Respetando lo propio de cada lugar, lo que defino como una mirada “globa-local”, respondiendo a los deseos y necesidades de cada sujeto, de sus familias, de su comunidad y, con lo mejor de cada uno y del grupo, abriendose a los espacios más amplios de la sociedad y de la cultura universal. La búsqueda de la calidad será, por tanto, dialogal, dinámica, a veces conflictiva y no necesariamente de consenso, pero siempre debe estar ubicada, concreta y propia de cada grupo social. La calidad debe dirigirse a construir significados, es decir imprimir una dinámica de progreso en la vida de niños/as, tendiente a su construcción personal y ciudadana. Este concepto es coherente con los de la Comunidad Europea.
Creemos que la calidad tiene una función esencial, porque la meta que propone, exige, desafía a los planificadores, los administradores, maestros, es decir, a todas las personas que se ocupan para y con los niños, a que busquen lo mejor en todas las circunstancias y en todos los momentos y actividades.
En definitiva “lo mejor” no es un concepto abstracto, idealizado, aislado de las condiciones históricas y sociales concretas de los niños y sus familias. Buscar lo mejor es tener como principio, perfeccionar lo que se hace, alcanzar niveles siempre más altos de responsabilidad y belleza, de ética y estética. Cada persona y el equipo de un programa o de un centro de educación infantil, debe estar comprometido con la calidad, y deberá buscar siempre lo mejor de sí mismo, lo mejor de cada oportunidad, lo mejor de cada niño, lo mejor de ese grupo social de niños.
En consecuencia y para terminar, la calidad será una construcción diaria de integridad, es decir, un proceso de “plenificación” ya que la plenitud nunca es alcanzada, pero está siempre presente y activa como meta, o como utopía que, como decía el poeta Antonio de Benedetti, nos sirve para” poder avanzar muchos pasos y retroceder algunos, pero lo importante es no perder la visión ni la misión emprendida”
LIC ELENA FARAH

Valoración: 9.00 (2 votos) - Valorar artículo -
Versión imprimible Enviar a un amigo Crea un documento PDF con el artículo
Ingreso
Recomiéndenos


Eduardo Medina - eduardo@farah-medina.com.ar
Elena Farah - elena@farah-medina.com.ar
Diseñado por Martin Pardina - TechBox
Powered by Xoops Argentina