Ir al contenido

4 marzo, 2012

144

LA CORRUPCIÓN SEGÚN TONY SOPRANO

 

Por: Justo Serna (EL PAIS)

Uno. Durante meses he compartido horas y horas con Tony Soprano. Ahora leo que un gran guionista vuelve sobre sus pasos. A Soprano lo he vivido como un colega, como un compañero con el que departes y compartes inquietudes y dolores. Ha sido una convivencia difícil. No es sencillo tratar con un mafioso, con un tipo que corrompe a concejales, a empresarios. Si eres un individuo corriente, no es cómodo hacerlo tuyo, un habitual. Uno desea departir con gente honrada. O con personas normales, aceptablemente honestas. Tony Soprano no es una persona normal: conforme ha ido envejeciendo, su fisonomía se ha ido agrandando hasta hacerse un tipo amenazadoramente corpulento. Pero le tengo simpatía: y esto no es normal. Yo creo tener su misma edad, mes arriba, mes abajo. He ido envejeciendo, pero a la vez he ido perdiendo corpulencia. En cambio, la figura de Tony ha aumentado: se ha desbordado anormalmente. Pero su anormalidad es, también, de otra naturaleza. Es la de quien resuelve los problemas con favores, con compromisos particulares, con regalos, con amenazas, con presiones. Con presiones y depresiones, las que él mismo provoca y las que su circunstancia le produce. Soprano vive una contradicción difícil de resolver: quiere tener una familia normal, quiere educar a sus hijos en valores, quiere compartir la existencia con una mujer inteligente y hacendosa, quiere procurar un porvenir a sus vástagos. Y quiere vivir en Nueva Jersey, una ciudad mediana y de recursos contables. No es un lugar feo. Tiene su historia, pero no es nada si lo comparamos con Nueva York. Tony Soprano gestiona desechos. Basuras, vaya. Pero es un mafioso, un individuo que emplea la extorsión, la violencia, la represalia, el secreto, la mordida y la red para obtener beneficios. No es exactamente un capitalista. Sus prácticas son, propiamente, precapitalistas. O al menos no tienen que ver con el mercado libre, sino con los contratos cautivos. Con las contratas amañadas. Qué pena, me decía. Seguro que yo podría haber simpatizado con Tony, pero no soy tan deshonesto. No me vanaglorio de ello. Sencillamente: no tengo agallas para amedrentar, para exigir, para cobrar, para torcer voluntades. Durante meses he disfrutado con esta serie de televisión, emitada entre 1999 y 2007. La he disfrutado gracias al DVD con el que me obsequiaron o me obsequié (ahora no sabría decirlo). Los Soprano debería ser de obligada visión en la Comunidad Valenciana. Felizmente, en el Mediterráneo no tenemos esa mafia local. No, no y no

 

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.