Ir al contenido

11 septiembre, 2011

148

HACE FALTA SINCERAMIENTO EN LAS POLÍTICAS DE PREVENCIÓN

DR. EDUARDO MEDINA BISIACH

Todavía no podemos estar al tanto de como serán las problemáticas sociales del mañana, pero algo podemos pronosticar: el final de los sistemas preventivos instituidos en todo el mundo para anticiparlas, como por ejemplo, las adicciones, violencia, pedofilia, etc. Es necesario diferenciar entre lo posible y lo probable de todos los proyectos que fracasaron al respecto. Yo no digo que es posible lo que afirmo, sino que es probable, porque hay evidencias en la actualidad del pronóstico infortunado en materia de planes preventivos. Si no tenemos conciencia que la única certeza que estamos en condiciones de afirmar, es la de que los cambios en el mundo no son coyunturales, sino que se rayan con una crisis formidable del modo de vida, tanto en lo social institucional como en lo individual. Y que esas distorsiones de las conductas, llámese adicción o violencia, solo son los síntomas de esa transformación. ¿Que ganamos, los que estamos desde la salud mental, con atacar solo el síntoma? Es sobre esa base que se elaboran actualmente los proyectos oficialistas, como un intento frustrante de erradicar esos “síntomas-desviaciones”: tratar de anticipar solo el síntoma que esas conductas presentan en la sociedad, como si fueran un problema per se, y no el producto de una “enfermedad social” completa: con iniciación, período de estado y resolución. En mi opinión, es una expresión de algo invisible y negado (quizás por impotencia), y que se han intensificado y complejizado a partir de la aceleradísima expansión de Internet, con ella la de las redes sociales que son las que están abriendo una puerta (por ahora apenas entreabierta), para que se incrementen esos comportamientos. La base de esa conflictividad está en la falta de información-educación, que hace que tengamos millones de personas que viven en la ignorancia (analfabetos básicos y digitales), posición que es la causante principal de todos esos problemas. Dos hechos en la Argentina muestran el poco interés oficial para erradicarla: un contrato hasta el 2022 con Cristóbal López para continuar expandiendo el juego por un lado, y por el otro, un aumento del 40 % de recaudación en el casino de nuestra ciudad, durante julio/2011 con respecto a julio/2010. ¿No se está intentando que la gente continúe sin pensar, para llevarla a actuar por impulsos placenteros primarios? Y eso ¿no es fomentar la ignorancia? Estoy hablando de gente pudiente (que va más a la ruleta) y la no pudiente (aferrada a los slots); o en el caso del violento y homicida, acomodado y soberbio Schlender de la mal llamada barrabrava ¿Errores de diseño de las políticas públicas de prevención? o ¿Es un error humano? Es imperativo un sinceramiento de los responsables de estas políticas: no debemos continuar con planes preventivos modernos ante problemáticas posmodernas, porque es inequívoco que vamos a fracasar. Es necesario avanzar en la elaboración de un plan de desarrollo humano-social sustentable, que muestre una expansión de la educación, asociado a un nuevo perfil motivador, que encare las problemáticas sociales con herramientas pos modernas, probablemente con dificultades que presupone enfrentar, en los campos ideológicos, económicos y políticos con actores sociales poderosos. Son dificultades importantísimas, pero no son ni más serias ni riesgosas que las que se desprenderían del no hacerlo. Los síntomas que aludía no son sino la expresión de esta carencia, no solo de pobreza si no también de la falta de protagonismo de una parte importante de la población. Obama en su discurso reciente, sugería que una parte importante del dinero, aportado para sanear financieramente a EEUU y parte del mundo, iba para educación e inclusión en el mundo tecnológico a los alumnos estadounidenses. Con esto estoy enalteciendo y honrando los argumentos de Sarmiento, él sí era un verdadero anticipador del desarrollo saludable, no solo  de Argentina sino del Mundo…¡estoy hablando de la década de 1860!

Mi comentario surge a raíz del aumento de la pedofilia, de jugadores de casinos(con riesgo de ludopatía), el aumento de las adicciones químicas, que pueblan los consultorios especializados y comunidades terapéuticas. Pensar que a Córdoba y a nuestra ciudad, vino un especialista en adicciones español (invitado por el Secretario Provincial de Adicciones), para que “nos ayude” con esto de la prevención de las adicciones, pero…el mayor fracaso de la misma se dio en ese país, de casi 50 % de aumento de adictos (según Dr. Luis Pantoja, Profesor de la U. de Deusto, España).

Es más de lo mismo. ¿Donde está el “tinte cultural” de los problemas acá o en España?

No obstante lo que he descrito como una compleja situación de salud social, el sistema de salud continúa ausente entre las prioridades de las plataformas políticas y en los discursos de los candidatos en las próximas elecciones. Para terminar, quiero establecer que hay una invisibilidad de los patrones que generan las conductas sociales discordantes en el sistema actual, y que hay un abocamiento a lo visible (síntomas) como emergente negativo (más de lo mismo). Sin sinceramiento, esta postura bloquea los logros que se podrían alcanzar. O sea que existen soluciones técnicas y profesionales para llevarlas a cabo, pero ¿Hay, concomitantemente voluntad política para hacer las cosas en serio?

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.