Ir al contenido

3 julio, 2018

Resentimiento terminable e interminable Psicoan√°lisis y literatura

Luis Kancyper (resumen de Schvartzman)

Kancyper nos acerca autores leídos por nosotros, pero después de pasar por su pensamiento tenemos la sensación de haber descubierto un nuevo texto, mucho más rico y complejo que el de nuestra primera lectura. Desfilan en el libro, Albert Camus, Jorge Luis Borges, Franz Kafka y Sandor Marai. El autor desarrolla su pensamiento en torno a un particular afecto: El Rencor. Nos muestra su poderío en el resentimiento y el remordimiento, desarrollándolos desde la metapsicología y la clínica. Y establece un diálogo con Derrida, Ricoeur, Steiner y muchos otros. Este libro producirá en el lector no sólo un placer intelectual, sino también una conmoción afectiva, ya que su contenido alude a cuestiones vitales de nuestra humana esencia.La invitación y su lectura fueron para

m√≠ un gran placer, despertando un sinn√ļmero de inquietudes.

Como resulta prácticamente imposible resumir el libro, dada la vastedad de sus desarrollos, tomé la decisión de traer algunos conceptos que me llamaron la atención, los que pueden aproximar al futuro lector al universo psicoanalítico y literario que habita en sus páginas.

Ya en el pr√≥logo el autor asume una posici√≥n que mantiene a lo largo de todo el libro. Dice: “Convendr√≠a invertir las relaciones habituales entre psicoan√°lisis y literatura… La obra literaria interrogar√° en lo sucesivo al psicoan√°lisis hasta dotarlo de nuevos instrumentos de escucha y comprensi√≥n”.

Así desfilan en el libro Albert Camus, Jorge Luis Borges, Franz Kafka y Sandor Marai.

Kancyper nos acerca autores le√≠dos por nosotros, pero despu√©s de pasar por su pensamiento, donde encontramos en el libro en forma conjunta: la obra literaria, el pensamiento psicoanal√≠tico del autor, e innumerables citas de diferentes pensadores acompa√Īados en muchas ocasiones por material cl√≠nico, tenemos la sensaci√≥n de haber descubierto un nuevo texto, mucho m√°s rico y complejo que el de nuestra primera lectura.

En este libro el autor desarrolla su pensamiento en torno a un particular afecto: El Rencor.

Nos muestra su poderío en el resentimiento y el remordimiento, desarrollándolos desde la metapsicología y la clínica.

En el cap√≠tulo “Resentimiento Interminable en las comparaciones fraternas en El Malentendido de Albert Camus” nos encontramos all√≠ con trozos conmovedores de la obra ubicados en una dram√°tica fraticida donde la trascendencia, la solidaridad y la amistad no tienen lugar.

Aparecen en la obra m√ļltiples malentendidos que provocan tr√°gicas consecuencias, producto exclusivo del accionar del Inconsciente, desarrollando aqu√≠ Kancyper ideas que le permiten denominar al psicoan√°lisis como la ciencia del anti-destino.

Quiero detenerme en un concepto trabajado por el autor: ‚Äúel Unicato‚ÄĚ, un t√©rmino de base pol√≠tica, poco conocido.

Y basándose en el Calígula de Camus nos habla del amor al poder absoluto, de la desmesura, de lo que es un cultivo puro de narcisismo.

Y como usando la desmentida un sujeto pretende la inmortalidad e invulnerabilidad, fantasía relacionada con la creencia psíquica de ser un elegido a imagen y semejanza del padre despótico de la horda primitiva.

Esto Kancyper lo relaciona con las envidias y los celos fraternos, algo que se nos muestra en la historia de José y sus hermanos.

Con respecto a la obra de Kafka encontramos en el libro los antih√©roes, los personajes kafkianos donde sobresale la culpa, la famosa culpa de Kafka ante el padre, pero que cumple una funci√≥n encubridora de un deficiente proceso de narcisisaci√≥n que les provoca un sentimiento de verg√ľenza y de angustia de desvalimiento.

Y ac√° encontramos un concepto de profundas implicancias en la cl√≠nica: los analizados kafkianos, aquellos que seg√ļn el autor representan un reto a nuestra teor√≠a y t√©cnica Psicoanal√≠ticas.

Esto lo vemos muy claramente en el caso clínico de Fabián, donde encontramos (con un toque de humor) El Campo Analítico kafkiano y la necrópolis de analistas.

Son los analizandos que adolecen de la negatividad, el retraimiento y la desesperanza kafkianos, cre√°ndose con el analista un campo ominoso repetitivo.

El analizando permanece aferrado regresivamente a una persistente y repetitiva actitud de desaliento, a una neurosis de destino de fracaso, e intenta derrotar y hasta sepultar el potencial terapéutico del analista, para reconducirlo a su privada necrópolis.

Kancyper lo diferencia del campo sado-masoquista y nos lo muestra como una manifestaci√≥n de la megaloman√≠a negativa de su narcisismo tan√°tico, manifestaci√≥n de que “Conmigo no van a poder”.

Pero (algo que me parece fundamental) el analista participa inconscientemente y en forma conjunta de ese campo, con ciertas p√°ginas “mal encuadernadas” (feliz t√©rmino del autor) de su propia historia.

Hay unos desarrollos que quiero comentar referido al Perdón y a la Amistad en relación al Ultimo Encuentro, el libro de Sandor Marai.

Acá podemos encontrar elaboraciones que van más allá de teorizaciones psicoanalíticas acercándose a cuestiones vitales que hacen a la naturaleza humana.

Considero que tanto el Perdón como la Amistad son capacidades psíquicas básicas que dan profundidad y hondura a una persona.

El autor establece un di√°logo con Derrida, Ricoeur, Steiner y muchos otros.

A partir de la relación de Henrik y Krisztina, el que oscila entre el deseo de matarla o perdonarla se empieza a formular preguntas como:

¬ŅCu√°l es el l√≠mite que designa el campo de lo imperdonable?

¬ŅCu√°nto dura el perd√≥n, cu√°l es su temporalidad existencial?

Y se responde:

El perd√≥n siempre debe recordar que ha perdonado, y aquel que ha sido perdonado debe mantener vivo el recuerdo de ese DON (lo pongo con may√ļsculas). ‚ÄúEl perd√≥n inaugura una √©tica innovadora contrapuesta a la √©tica de la venganza‚ÄĚ.

El Perdón rompe la lógica de la correspondencia y el intercambio, para introducir la lógica de la sobreabundancia, del exceso del don: per-donar es dar en abundancia, dar de más.

Y en el libro Henrik describe el límite de su perdón: lo imperdonable.

Entoces, contin√ļa Kancyper, Marai pone al descubierto el nexo √≠ntimo que se trama entre el secreto, lo imperdonable, y la amenaza de fractura del sentimiento de s√≠, del sentimiento de la propia dignidad.

Por eso Henrik dice ‚ÄúHay algo peor que la muerte, peor que el sufrimiento… y es cuando uno pierde el amor propio‚ÄĚ.

Así el autor nos muestra que la imposibilidad de perdonar está totalmente ligada al grado de ofensa narcisística que sufre una persona.

Y concluye pregunt√°ndose:

¬ŅPorqu√© perdonar?

Y se responde: el perdón es el acto emocional y cognitivo que tiene lugar cuando una persona, que ha sido ofendida o herida por otra, experimenta el impulso de tomar represalias contra el ofensor, pero decide renunciar a su ira y sentimientos de venganza.

Es decir que resigna la venganza. El t√©rmino re-signar toma aqu√≠ el significado de ‚Äúdar una nueva significaci√≥n a algo que ha ocurrido‚ÄĚ.

En principio encontramos como Kancyper nos muestra con agudeza una definici√≥n que nos ubica acerca de los personajes que habitan en el Universo Marai: ‚ÄúSe saben sobrevivientes, un tanto miserables o cobardes y no lo ocultan. Ya est√°n de vuelta, habitan una patria hecha de lenguaje y de memoria‚ÄĚ.

Con respecto a la amistad, Kancyper toma para sí la idea de Marai que la amistad ejerce una función liberadora, lo que lo estimula a desarrollar su pensamiento.

Marai, como magnífico observador de la naturaleza humana, permite a través de la amistad de Henrik y Konrad pensar el concepto de amistad gemelar.

Entonces vemos como estos personajes están unidos a una misma mujer que sólo es un objeto-cosa siendo la pasión esencial su amistad.

As√≠ empezamos a entender que la clave de esa amistad basada en una fantas√≠a gemelar es un intento defensivo para neutralizar el sentimiento de desamparo inaugural. Esa b√ļsqueda provee al sujeto de la satisfacci√≥n narcis√≠stica de hallar una garant√≠a de complementariedad y armon√≠a perfecta.

Dicho esto el autor se arriesga a lanzar la hipótesis, totalmente convincente, basada en el material que nos presenta, que el deseo de Marai de conservar un amigo en la vida y en la muerte, algo que lo plasma en su obra, había estado incrementado en él por la permanencia activa de la memoria del pavor generada por un trauma familiar temprano.

Entonces vale la pena destacar que en la amistad gemelar el otro no es investido como sujeto diferenciado sino como la persona que fue una parte de sí mismo.

Y ac√° aparece un concepto que yo considero fundamental: en este libro, la pasi√≥n de la amistad sobrevive a la muerte de la pasi√≥n hacia la mujer, en este sentido, contin√ļa Kancyper, ‚ÄúEl √öltimo Encuentro‚ÄĚ representa el reencuentro √ļltimo con la verdad, el √ļltimo adi√≥s a la pasi√≥n de la amistad que los mantuvo ligados y que ha aportado un sentido y un significado a sus vidas.

El desenlace final, que nos remite al mito bíblico de Caín y Abel, difiere de la versión bíblica. En lugar del fratricidio, ambos se reencuentran para develar verdades.

Es un momento de verdad en el cual se puede apreciar o entender la revelación de que el resentimiento interminable puede devenir terminable, y que los protagonistas pueden librarse finalmente del trágico destino signado por los enconados personajes que pueblan las tragedias de Shakespeare.

En el √öltimo Encuentro, la memoria del rencor cede finalmente su lugar a la memoria del dolor.

Agregar√≠a que otro aspecto no desde√Īable de este libro es que al haber encontrado el autor tanta riqueza conceptual en los libros mencionados promueve el deseo de volver a leerlos.

Quiero terminar afirmando que este libro producirá en el lector no sólo un placer intelectual, sino también una conmoción afectiva, ya que su contenido alude a cuestiones vitales de nuestra humana esencia.

Considero que su lectura fortalece nuestra convicción psicoanalítica porque muestra el surco que nuestra disciplina abre en las complejidades de la cultura, y se convierte en una prueba fehaciente que el pensamiento psicoanalítico es imposible de soslayar en nuestra época, si se desea arrojar una mirada diferente.

Nota: El presente volumen de Luis Kancyper ha sido declarado de interés cultural en la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.