Ir al contenido

24 febrero, 2011

LA “MORATORIA SOCIAL” DE LA ACTUAL JUVENTUD

DR MEDINA BISIACH

Es evidente que a medida que nos vamos adentrando en la comprensión de la vertiginosidad de los cambios socioculturales actuales, percibimos que los cambios psicofísicos (propios del desarrollo), son más lentos y van quedando retardados, tanto en los primeros años de vida como en la juventud. Hay una asimetría entre el tiempo biológico con el sociocultural. Por lo tanto podemos afirmar que, si queremos definir a la juventud como tal, la edad como criterio es insuficiente, porque consideraríamos al joven solo un “número”. Si nosotros definimos solamente como juventud a personas entre 15 y 24 años, esta clasificación nos permite hacer comparaciones solamente a nivel de la edad; pero hay una omisión muy importante y demostrada actualmente, y es con respecto a las condiciones del contexto y al espacio temporal en el que se desarrollan los jóvenes que, como dijimos anteriormente, cambia a ritmo vertiginoso, tanto que llegó a definirla Baumann como “la sociedad líquida”, porque se escurre, donde todo es perentorio. Entonces no se puede desconocer la incomprensión y desatención hacia sus hijos por parte de padres, supuestamente modernos, frente a hijos adolescentes; como tampoco el hecho que, actualmente, la adolescencia esta contribuyendo a la pérdida de autoridad en las familias, lo cual se ha visto influenciado, principalmente, por los medios masivos de comunicación, a través de ofertas de programas no acordes con las necesidades de fortalecer la familia como eje principal de la sociedad, sino que por el contrario incitan a elevar los niveles de agresividad familiar y social. Es notable además, como aquellos que realizan labor con jóvenes, utilizan en su lenguaje eso de “los mayores y los menores”, y considerando al joven como una persona sumamente limitada e incapaz para hacer ciertas cosas, por lo cual se vuelven invisibles en diversas actividades. Son sólo un número: los jóvenes son los menores, criterio limitado y excluyente, como dije, que solo considera la edad. Y aquí entramos en otro tema: la del adulto-centrismo, que considera a la juventud como etapa que los sociólogos denominan de “moratoria social”, es decir aquí el joven es considerado como una persona en preparación, en espera ¿Para que? “para asumir los roles del adulto”. Coherentemente con lo dicho anteriormente, esta visión también mantiene la posibilidad de no considerar la realidad del contexto en el que se desarrolla el joven. Para mí, el “adulto centrismo” es una visión del mundo donde replantea que solo los adultos son las personas idóneas y que están “preparadas” para dirigir la sociedad, y que son el modelo para la generación que le sigue. Pero ¿Qué significa ser adulto? La adultez se manifiesta por la experiencia; pero ésta ha entrado en crisis, carecen de autoridad moral y coherencia, sino veamos todos los ejemplos de autoritarismo, corrupción que se han forjado en los últimos años. Es por eso que los referentes o modelos que tenían los jóvenes ahora no existen, importa más el testimonio, como si quisieran decir “muéstrame tu vida, como lo haces y que haces, para recién escucharte y creer lo que dices” podría ser un lema de los jóvenes actualmente. O como decía Von Goethe “No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer”. Sabemos además que en esta situación los jóvenes ponen énfasis en la construcción de una identidad: es decir aquí se justifica ciertos “ritos sociales” donde se establece que el joven debe estudiar, divertirse y prepararse para algo… es decir hay un “camino”, pero aquellos que ingresan al trabajo o conforman una familia a temprana edad, rompen ese esquema, son criticados. Por ejemplo ¿como se entiende actualmente a muchos jóvenes que son padres a temprana edad? Esto significa, al menos formalmente, “romper el camino establecido por los adultos” o “los ritos sociales”. Creo que esto es cuestionado por un sector de la sociedad, sin interesarse o preguntarse las causas. En conclusión, pensar que “adulto es sinónimo de madurez es relativo”, mas aun cuando en estos tiempos se ven actitudes infantiles en ciertos adultos, como la envidia, la hipocresía, la inseguridad, la adolescentización, etc. Lo que sí compartimos, es que pueden existir “jóvenes adultos” que son todos aquellos que han adquirido cierta madurez: al formar una familia, posibilidad de desarrollarse económicamente, participar en alguna organización social, “la capacidad de pensar por si mismo” y de tener un pensamiento original. Ahora, no necesariamente podemos tener o no familia, pero están en una “especie de tránsito” por la vida para consolidar una profesión y/o formar una familia, o sea que de alguna u otra manera tienen que asumir responsabilidad y compromiso social como parte de su proyecto de vida. “La gente cree que un adulto debe hacer milagros, no obstante, el único requisito es poseer y brindar todo lo que el joven necesita”.

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Leer mas de Salud Mental

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.