Ir al contenido

7 diciembre, 2017

MARIHUANA

compilaci贸n dr eduardo medina bisiach
dr guillermo dorado
En la utilizaci贸n de marihuana existe mucho desconocimiento acerca de qu茅 se est谩 consumiendo en t茅rminos de potencia de principios activos presentes en la droga consumida. Aqu铆 deben considerarse distintas variables que resultan muy dif铆ciles de predecir, como frecuencia de consumo, concentraci贸n de alcaloides (mayor en las partes distales de la planta de cannabis), mayor o menor retenci贸n del aire inspirado durante

su utilizaci贸n, empleo de semillas h铆bridas (skunk), con mejoramiento de las condiciones de cultivo sobre todo las de manufactura hogare帽a (luminosidad, humidificaci贸n, uso de fertilizantes) y diferencias de vulnerabilidad entre distintos individuos. En funci贸n de estas variables, ser谩n de aparici贸n m谩s temprana o no las complicaciones psiqui谩tricas, las que en el caso del uso de la marihuana son las siguientes:
– S铆ndrome amotivacional
– T. depresivo mayor
– T. de angustia
– T. psic贸tico inducido (Bipolaridad con s铆ntomas psic贸ticos?)

A pesar de que a煤n se discute si el s铆ndrome amotivacional por marihuana es una entidad cl铆nica espec铆fica no hay duda que su aparici贸n es consecuencia de las acciones de la marihuana sobre el SNC. Algunos piensan que, en realidad, es una
forma de enfermedad afectiva, con los elementos comunes a un trastorno depresivo mayor; otros postulan que en realidad son los pr贸dromos de un trastorno psic贸tico con expresi贸n predominante de sintomatolog铆a negativa y del 谩rea cognitiva. Pero independientemente de estas hip贸tesis, no debemos seguir considerando al uso de la marihuana como algo inocuo, ya que el notable aumento de su utilizaci贸n entre los
adolescentes implica un enorme riesgo desde el punto de vista de la salud mental, que debe recibir nuestra mayor atenci贸n como profesionales.

Estad铆o I (Recreacional) no existen en esta etapa alteraciones evidenciables.

Estad铆o II (Amotivacional): algunos autores cuestionan la existencia de este estad铆o como una etapa diferente al Estad铆o Depresivo. Apat铆a, desgano y desinter茅s por actividades que previamente generaban placer, con predominio de impacto en 谩rea volitiva. Ya pueden detectarse alteraciones en neuro-im谩genes y en evaluaciones neuro-cognitivas.

Estad铆o III (Depresivo):
Corresponde al desarrollo de s铆ntomas de Episodio Depresivo Mayor como consecuencia del consumo. El deseo de consumo (鈥渃raving鈥) est谩 reforzado
por las vivencias depresivas, donde se busca m谩s el alivio sintom谩tico que el efecto placentero de la droga.

Estad铆o IV (Psic贸tico):
La aparici贸n de sintomatolog铆a psic贸tica es muchas veces lenta, gradual e inespec铆fica. Pueden verse s铆ntomas prodr贸micos en t茅rminos de irritabilidad, desconfianza extrema, susceptibilidad, negaci贸n de la realidad, ausencia de aprendizaje de la propia experiencia, compulsividad e impulsividad. Si bien en muchos casos han aparecido
vivencias psic贸ticas durante las etapas de intoxicaci贸n (pensamientos paranoides, interpretaciones paranoides, alucinaciones visuales y/o auditivas), los s铆ntomas psic贸ticos son vagos, imprecisos, que no cumplen estrictamente los criterios
definidos por los manuales de uso diagn贸stico y que por eso
los vuelven de muy dif铆cil diagn贸stico. Adem谩s, los s铆ntomas de 茅ste estad铆o van imbricados con los del estad铆o anterior, por lo que en general van a coexistir con s铆ntomas afectivos y ansiosos por lo que el tratamiento debe contemplar ambos aspectos. Son muy frecuentes las vivencias depresivas de ruina, con autorreproches marcado y sensaciones de vac铆o, lo que delimita el serio riesgo de intentos suicidas manifiestos o encubiertos (accidentes, sobredosis).

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.