Ir al contenido

9 diciembre, 2010

154

PARA QUE SIRVE EL DEBATE?

LIC ELENA FARAH

A ra√≠z de los debates realizados acerca de dos tem√°ticas que involucran de forma sustantiva a todo nuestro sistema educativo y social, es que me atrevo a preguntarme para que sirven estos intercambios, en donde supuestamente interact√ļan distintos protagonistas sociales de nuestra regi√≥n, intentando hacer valer sus posturas, en algunos casos, y otros incorporando ideas nuevas para enriquecer los postulados expuestos.¬†A veces nos cuestionamos en que medida si son √ļtiles o no; pero decid√≠ seguir la l√≠nea del fil√≥sofo Valiente Noailles, que en un estupendo comentario se pregunta: ¬ŅPara que sirve la filosof√≠a? Y llega a la conclusi√≥n que en realidad la filosof√≠a en estas √©pocas, sali√≥ de las torres de marfil transform√°ndose en una disciplina de campo, ya que los mismos fil√≥sofos intercambian con otras √°reas, para enriquecerse a s√≠ misma, o como bien Noailles expresa,‚ÄĚla filosof√≠a nos lleva al terreno de la toma de decisiones tan importante despu√©s de estos debates‚ÄĚ, contin√ļa expresando: ‚Äúque la filosof√≠a debe ser la √ļnica disciplina que se pregunta por su utilidad‚ÄĚ Ante este interrogante acerca de los debates sobre proyecto de Ley de Educaci√≥n y el recurrente tema de las drogas ¬ŅNo ser√° que debemos salir de nuestro refugio individual y enfrentar los dramas humanos que se desarrollan en torno a nosotros? Creo que la pr√≥xima instancia es la gesti√≥n. Buscar una direcci√≥n, y eso lo podemos hacer a trav√©s de una invitaci√≥n a pensar, a reflexionar y de all√≠ veremos cual es el camino a tomar. Puede ser de silencio, puede ser de acci√≥n a trav√©s de pr√°cticas adecuadas para resolver los conflictos humanos que se ciernen en torno al dilema de las drogas y sus circunstancias, y porque no trasladarlos a nuestros j√≥venes, convoc√°ndolos a pensar tambi√©n sobre sus propios intereses e incertidumbres y que lugar ocupan como seres humanos en este ir y venir de informaci√≥n; no quiero que nos pase a todos como sociedad, como le ocurriera a Tales de Mileto, ‚Äúque ca√≠a en los pozos de tanto mirar para lo alto‚ÄĚ

El desaf√≠o que ahora enfrentamos es en ‚Äúencontrar la manera de conseguir escaparnos, por nuestros propios medios, del entorno antihumano que, s√ļbitamente, todo dirige‚ÄĚ (Jaim Etcheverry)

LIC ELENA FARAH

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.