Ir al contenido

5 diciembre, 2014

LA ACCION DESVASTADORA DE LOS PROVEEDORES DE LA DROGA

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Este comentario, siguiendo a psiquiatras peruanos universitarios, va dirigido a la sociedad para no minimizar lo oculto del uso de la droga. El mercado adictivo se ha convertido en un exquisito negocio para algunos grupos empresariales y políticos, quienes embelesados por el dinero, lo ven como posible fuente de enriquecimiento.

Se est√° estableciendo una extensa red de lobbies transnacionales, dedicados a promover leyes que despenalicen y regulen la cadena de producci√≥n, distribuci√≥n, comercializaci√≥n y consumo de m√°s drogas, sin considerar el devastador impacto de la problem√°tica adictiva a nivel individual, familiar y social. Para ello, plantean una serie de axiomas enga√Īadores y faltos de soporte cient√≠fico, disimulados bajo las banderas de la democracia, la libertad, la salud p√ļblica y los derechos humanos. Algunos poderes pol√≠ticos multinacionales, ambicionan el lucrativo mercado de las drogas e intentan quit√°rselo a los c√°rteles del narcotr√°fico. Con este prop√≥sito, se conform√≥ la Comisi√≥n Global de Pol√≠ticas de Drogas, presidida por Fernando Enrique Cardoso y compuesta b√°sicamente por ex-presidentes latinoamericanos, multimillonarios y personalidades e intelectuales muy respetados en la opini√≥n p√ļblica internacional. Esta comisi√≥n no gubernamental, public√≥ en septiembre de 2014 un informe titulado ‚ÄúTaking control: pathways to drug policies that work.‚ÄĚ El documento, carente de sustento cient√≠fico, no aclara que el fracaso de la guerra antidroga se debe esencialmente a la cadena de corrupci√≥n gubernamental paralela, y que los efectos de las sustancias psicoactivas en la Salud P√ļblica, no dependen de la legalidad o ilegalidad de las mismas, sino de su potencialidad adictiva. Confunde la hoja de coca, cuyo consumo no es adictivo, con la coca√≠na. As√≠, se vienen arreglando escenarios favorables para imponer esta estrategia en la Sesi√≥n Especial de la Asamblea General de Naciones Unidas sobre Drogas que se realizar√° en 2016, y de esta manera influir a los gobiernos a dejar de lado la prohibici√≥n, suplant√°ndola por la despenalizaci√≥n de los mercados de drogas il√≠citas. Para ello trabajan disimuladamente los lobbies, las cadenas de la corrupci√≥n global y las organizaciones pol√≠ticas mafiosas, nacionales e internacionales. La oferta del producto no discrimina entre drogas l√≠citas e il√≠citas. Los micro-comercializadores, dealers y deliverys expenden, sin distinci√≥n, marihuana, coca√≠na, crack, √©xtasis, entre otras; mientras que las drogas legales, sean tabaco, alcohol o psicof√°rmacos, se pueden adquirir en cualquier farmacia y en el comercio informal. Los adictos buscan sustancias de mayor concentraci√≥n y les es indiferente qui√©n se las provee. Por tanto, la legalizaci√≥n de cualquiera de ellas no las individualiza ni las separa del mercado. Cabe anotar que las experiencias de la legalizaci√≥n del alcohol y del tabaco no disminuyeron la producci√≥n ni el consumo de estas sustancias; por el contrario se incrementaron al punto que actualmente son las drogas de mayor consumo en el mundo, superando a las sustancias il√≠citas. El mercado de drogas il√≠citas (narcotr√°fico, narcopol√≠tica, narco-Estado, sembrad√≠os il√≠citos de marihuana, planta de coca y amapola, etc.) afecta gravemente a la sociedad de consumo. Existen factores que juegan un rol importante en el desarrollo de este mercado gozador, como la comercializaci√≥n de insumos qu√≠micos, la micro-comercializaci√≥n masiva, la corrupci√≥n generalizada, la guerra entre los c√°rteles, los asesinatos selectivos, el crimen organizado, las barras bravas, los dealers, los deliveris y la delincuencia callejera que, ligados al mercado adictivo, amedrentan a la sociedad. Por su lado, los estados y las organizaciones internacionales competentes, no pueden fiscalizar estos graves problemas, por lo que el consumo masivo de drogas se extiende r√°pidamente en la sociedad posmoderna. De esta manera, los estados quebrantan su funci√≥n esencial de promover el bien com√ļn, resguardar la salud de la poblaci√≥n, la seguridad ciudadana, los derechos humanos y la vida de las personas. Por acci√≥n medi√°tica, la publicidad mentirosa oculta la verdad: el trastorno adictivo, en cualquiera de sus formas, es un proceso grave que perturba la voluntad, el control de impulsos y la capacidad de juicio para la toma de decisiones personales; y tiene su propia historia natural: por lo tanto el drogarse no es una opci√≥n personal ni una decisi√≥n voluntaria. En base a las experiencias con la legalizaci√≥n del alcohol y el tabaco, no creemos que el narcotr√°fico cesar√° una vez aprobada cualquier legislaci√≥n de despenalizaci√≥n. Lo que podr√≠a suceder, con alta probabilidad, es que se generen m√°s poli-adictos y m√°s familias desintegradas, reforzando as√≠ la deshumanizaci√≥n de la sociedad posmoderna. Asimismo la delincuencia, el terrorismo urbano y el crimen organizado se podr√≠an incrementar de manera exponencial.

DR EDUARDO MEDINA BISIACH

Comparte tus pensamientos, publica un comentario.

Usted debe conectarse para publicar un comentario.